El Rincón de Los Vencidos

Nuestro Rincón, Nuestra Historia

Cómprala desde aquí

Éste es el título de mi primera novela. Como dijo Luis Landero: “Toda novela es la sombra de otra, perfecta y arquetípica, que el escritor ha vislumbrado en sus ensueños”.

Es una novela ambientada en una universidad, donde dos amantes sufren las desventuras del amor. La universidad es más que estudiar, y ellos aprenderán esa lección. Más información aquí.



Un Sueño Cumplido. Desde El Rincón a Ti.

Ese fue mi primer libro, que salió a la venta en diciembre de 2009. Si quieres adquirir un ejemplar, pincha aquí. Gracias

21 de febrero de 2010

Déjame Soñarte

Déjame que sea yo quién te ame esta noche,
Déjame entrar en tu cama en silencio,
Mañana al despertar para tí no habrá sido nada...

...y para mí lo habrá sido todo y algo más.

7 Prometieron:

Maya dijo...

Me han causado mucho dolor tu post...a veces las quimeras nos llenan de esperanzas...pero son simples quimeras....

Un abrazo,

Maya

POLIE dijo...

Que lindo...

David Núñez dijo...

Precioso relato y estupendo blog. Enhorabuena!!
DAVID

Passion dijo...

Uh! cuántas diferencias en sentires!
Ciertamente,cuando para unos es "una mancha màs al trigre" para otros es todo un universo de esperanzas!

Preciosa entrada
cortita y concisa

Besos,querido amigo perdido en las montañas rocosas de los Alpes Suizos :P
ajajajja

ANUL dijo...

PD: nueva URL-:)
http://instrospeccionesdeunalunatica.blogspot.com/
Muak.

Josemy dijo...

Maya, las quimeras a pesar de todo son una razón por la que luchar.

Polie, me alegro que te guste.

David, gracias.

Passion, dos almas no pueden sentir igual. Y la de él estaba más vacía que la de ella...
Perdido en las tristes cavernas de la oscuridad... ;)

Anul, no he podido ver demasiado, pero buen cambio amiga...

Abrazos y besos.
Gracias a todos.

POLIE dijo...

je...podés decirme Polie, además me gusta, así como Dulce.
besucos, no te preocupes yo en poco me mudo así que tampoco tendré mucho tiempo.
Muak.


No tengas en cuenta mis lágrimas, pues hánse brindado para evitarles a tus ojos derramarlas ya que ahora ellos deben permanecer hermosamente abiertos por lo mucho que han de mirar y de ver.


M. Lasala