El Rincón de Los Vencidos

Nuestro Rincón, Nuestra Historia

Cómprala desde aquí

Éste es el título de mi primera novela. Como dijo Luis Landero: “Toda novela es la sombra de otra, perfecta y arquetípica, que el escritor ha vislumbrado en sus ensueños”.

Es una novela ambientada en una universidad, donde dos amantes sufren las desventuras del amor. La universidad es más que estudiar, y ellos aprenderán esa lección. Más información aquí.



Un Sueño Cumplido. Desde El Rincón a Ti.

Ese fue mi primer libro, que salió a la venta en diciembre de 2009. Si quieres adquirir un ejemplar, pincha aquí. Gracias

24 de octubre de 2009

Abismo

Miró hacia delante y sólo había un precipicio, miró hacia atrás sólo estaba su pasado, del cual estaba huyendo.

Aún así decidió retroceder y no tirarse por el acantilado, sino volver junto a su pasado ese que tanto le había dañado.

Lástima, jamás podrá saber que tras ese abismo estaba ella esperándolo verle caer para sujetarle.

6 Prometieron:

Larielma dijo...

uf... me encantan tus relatos!

POLIE dijo...

me has matao...que impacto...

Siberia dijo...

Me ha impactado tu relato. Muchísimo. No te puedes imaginar cuánto. Ha sido como leer mi ahora pero con un final que jamás se me ocurrió.

Gracias

Un abrazo

Josemy dijo...

Larielma, me alegro que te gusten.

Polie, qué de tiempo.. gracias por pasar, :)
Tenemos que hablar

Siberia, uff... tú me has impactado con el comentario, con tu final... aún puedes intentar probarlo. No des las gracias guapa.

Gracias a las tres, abrazos.

PD: Esta sí la entiendes, no? :P

PIER BIONNIVELLS dijo...

Sublime josemy..

Jo!! Que fuerte!!
Pobre!Si tan solo.. lo hubiese intentado!..
A veces en el riesgo encontramos la felicidad..
Pero ese no es su caso.

Amigo que tal estás?.
Espero que todo bien.
Te enviamos abrazos isa y yo..

Josemy dijo...

Pier, gracias. Hay que arriesgarse, nunca sabemos si ganarmos...

Por aquí bien, cargado de sueños... :) Y vos?
Abrazos para la madre y la hija... ;)


No tengas en cuenta mis lágrimas, pues hánse brindado para evitarles a tus ojos derramarlas ya que ahora ellos deben permanecer hermosamente abiertos por lo mucho que han de mirar y de ver.


M. Lasala