El Rincón de Los Vencidos

Nuestro Rincón, Nuestra Historia

Cómprala desde aquí

Éste es el título de mi primera novela. Como dijo Luis Landero: “Toda novela es la sombra de otra, perfecta y arquetípica, que el escritor ha vislumbrado en sus ensueños”.

Es una novela ambientada en una universidad, donde dos amantes sufren las desventuras del amor. La universidad es más que estudiar, y ellos aprenderán esa lección. Más información aquí.



Un Sueño Cumplido. Desde El Rincón a Ti.

Ese fue mi primer libro, que salió a la venta en diciembre de 2009. Si quieres adquirir un ejemplar, pincha aquí. Gracias

25 de marzo de 2009

Mil y Una Noches

Él tenía dieciocho años recién cumplidos, en concreto ese mismo día. Para muchos, ya era un adulto, pero para sí mismo, un niño pequeño e inocente. Tanto, que jamás se había enamorado, nunca sintió el calor de un beso en sus labios. Su madre siempre lo había protegido en desmedida, y ese año dejaría atrás su viejo pueblo para irse a la capital a estudiar, el sueño de tantos chicos de su pueblo, irse de allí a conocer mundo. Desde hacía varios meses ya tenía el piso alquilado, esperándolo a él. La semana próxima sería su prueba de fuego: Vivir sin su madre.

El día siguiente a su cumpleaños fue con los padres a su nuevo hogar, y allí lo dejaron sólo en aquella inmensidad, pero poco importaba, mañana sería el gran día, empezaría su carrera más deseada, psicología. Aquella noche no pegó ojo, extrañaba la cama, estaba nervioso, pero sobre todo, sentía que tal vez al día siguiente su madre no le despertaría con el "Buenos días, es hora de levantarse" que tantos años le había estado regalando.

Pero, a la mañana siguiente ni siquiera le dio tiempo pensar en nada, pensaba que llegaba tarde a su primer día, sin embargo, llegó demasiado pronto. Con la certeza del que sabe que su autobús escapa, él corrió. Tanto es así, que llego a la parada, y ni siquiera estaba allí el autobús de la línea 20. Desesperado miró su móvil, y se dio cuenta de la hora que era, aún faltaban algunos minutos para verlo aparecer por el horizonte de aquella alameda. Montó en él, y durante todo el trayecto no miró a nadie tan sólo estaba absorto en sus pensamientos.

El camino para ser su primera vez lo hizo de una forma muy mecánica, y hasta que se sentó en su silla, al lado de la puerta ni siquiera se inmutó que había entrado en la facultad, y mucho menos que estaba esperando a que llegase el profesor con la mirada perdida en el pasillo que daba a su clase. En él, entre la multitud una chica se cruzó con su mirada, y de la boca de aquella chica salió un hola, y de sus ojos una sonrisa. Él, un poco aturdido se los devolvió. Ella era alta, con el pelo castaño, no demasiado largo, ni demasiado corto, si pudiera llamarse ese estilo como normal, sería normal, tan normal que lo llevaba unos centímetros por debajo de los hombros. Tras aquel saludo, sin un motivo aparente, la chica desapareció y llegó el profesor a su primer día de realidad psicológica, quizás eso le serviría pues, en aquel momento estaba echo un mar de dudas.

Cuando acabaron todas aquellas horas, que en el fondo le parecieron infernales, salió de la facultad, esta vez, siendo consciente de lo que hacía. En todo el día sólo habló con aquella chica que, posiblemente, no vería más. Aunque, esta vez el destino jugaba a su favor, y la volvió a ver en la parada de autobús. Sin él ser aún consciente esa era la tercera vez que se cruzaban miradas, y la segunda que lo hacían con palabras. Ella, se bajó una parada antes que él, pero esta vez no se despidió, es más, ni siquiera se cruzaron miradas al salir ella de aquel bus, pero ya habría tiempo de eso, ya habría tiempo...

Pasaron casi tres años, mil días, y mil noches. Y él cada vez estaba más acostumbrado a la capital, cada día de esos, algo más de, dos años la había hecho un poco más suya, y cada vez se sentía menos pueblerino, sin embargo, seguía sin perder esa inocencia con la que llegó, seguía sin conocer el sabor de unos labios, o el cosquilleo de dos lenguas unidas. Seguía sin conocer el amor, y sin saber aún que se encontró tres veces con una mirada, que lo persiguió durante tanto tiempo todos los días de lunes a viernes con un simple "Hola" y una sonrisa. Pero, esa era su única obsesión, tener algo más de un saludo.

Y fue en la noche mil y una, cuando salieron de la facultad en aquella parada de bus dónde él se sinceró con ella, dónde ella se sorprendió y todo cambió para los dos. Él se lo dijo a ella, tras el "hola" y la sonrisa, le dijo que nunca había besado a una chica, que nunca había estado enamorado de nadie, y que sólo ella con su sonrisa había conseguido robarle el corazón y los sentimientos, se moría por probar sus labios, rozar sus bocas y sentirlo todo por primera vez con la magia de dos amantes enamorados. Y, ella accedió, y se besaron, por fin sus sueños se hicieron realidad. En aquella noche mágica, aquella noche de amor...

Desde entonces, a aquel beso siguieron muchas más palabras que los primeros "holas", muchas más palabras que esa declaración inocente y, tal vez, descuidada. Desde aquel día, empezó su nueva vida, y su relación, para él la primera, para ella, nunca lo sabremos, pero sí sabremos que marcó una diferencia en su forma de ver la vida, la inocencia de él, pasó a través de ella, para quedarse un poco con ella, para estar aún más unidos.

10 Prometieron:

Josemy dijo...

Varias cosas:

1) Canción "Mil y una noches" de, los ya desaparecidos, Sange Azul.

2) Entrada escrita con la ayuda -e algunas ideas- de Obi-san (el segundo blogger que conozco en persona).

3) Obi y Elinel-chan mucha suerte con vuestro inminente viaje a tierras niponas, y cuidado con los misiles.

4) Gracias a todos por la gran acogida en la anterior entrada, con esta, empiezo "de verdad". Espero que os haya gustado.

Alquimista de sueños dijo...

Ese comment no cuenta, así que vuelvo a ser el primero, whahahahaha. Me ha gustado, sí señor. No es muy de mi estilo (me van más los finales tristes), pero me gustó. Sólo un par de cosillas, antes de que lleguen los demás xDD: una, ésto: "Pasaron casi tres años, mil días, y mil noches. Y él cada vez estaba más acostumbrado a la capital, cada día de esos cuatro años" Y más abajo vuelves a poner 4 (mil noches son menos de 3, habías empezado bien ^,,^). Y lo otro, hay un párrafo con tantas comas y ningún punto que me asfixio al leer, hehe. Pero bueno. Si quieres, borra el comment cuando lo hayas corregido y te comento otra vez sin ponerte pegas whahahahaha.

Un saludo.

Josemy dijo...

Alquimista, a mí me dejas... jajaja. Me alegro que te guste, sé que te van los finales tristes, pero, de vez en cuando, la vida nos puede sonreir, aunque sea poco.

Y respecto al palsus temporal de nuestro amigo sin nombre... La cosa es que en principio iban a pasar cuatro años, pero como no tenía título aún, y le había puesto la música pues le puse 1001 noches de tiempo, y no me di cuenta y no cambié algunas... jeje

Y respecto a las comas cómo no sé a cual te refires... :P Te doy un consejo, "LEE PARA TI" y así no te asfixias... jajaja.

Yo no borro comments, que sepa todo el mundo, que aunque me pese, no soy perfecto (y uso el corrector ortográfico del IE)... en serio, gracias por corregir. ;)

Saludos, algún día serán 2 comments o más... whaaaa whaaaa

Passion dijo...

Ayyyyyy...la inocencia...que bellos dias!!!!!!!!!!!
De seguro ella jamás olvidará que el le entrego su tesoro mas preciado, su virilidad intacta, su ser plasmado de emociones primeras...su amor!
Fue la elegida, que honor...

Bellisimo post amigo!

UN BESOTE :)

Tzade dijo...

Una regresa a su primer día de facultad, a sus 18, a su timidez; al recuerdo de ver aquello inmenso y grande y al no recuerdo de la mirada y el hola primeros. El mío calló para siempre y se quedó con las ganas (mejor para él?... puede)
Paranoias aparte, me gustó tu blog

Obi-san dijo...

Ese josemy!

Genial forma de empezar a darle forma a tu blog.
Bonita historia y muy bien narrada :)

Muchas gracias por acordarte de nosotros. Lo intentaremos pasar lo mejor posible, aunque tenga que cargar con tu tele a cuestas jajaja.

Un abrazo crack!

PIER BIONNIVELLS dijo...

Querido amigo.. Como me encantan este tipo de historias con finales felices. Se siente bien pasar y leer un escrito tan dulce y romantico!!
Buen comienzo guapo.
Abrazos grandes solo para ti!!

Josemy dijo...

Passion, ¿vos ya nos sos inocente? No me lo creo, si tu nombre es casi tan casto como el de Lascivia, jajaja.

Seguro que nunca lo olvida... pero, tampoco podemos olvidar que, tal vez, sólo tal vez, ella también se entregó a él virginal y pura... como su sonrisa.

Me alegro que te guste. Besos guapa.

Tzade, tantos recuerdos atormentan la mente, atormentan el ser... sobretodo si no son buenos... es mejor deshacerse de ellos.

Gracias, me alegro que te guste, y bienvenida.

Obi-san, arriba esos cuernos con orgullo, jajaja, como desvarío. Gracias por las palabras.

Y, cómo voy a olvidarme de vosotros... Enga, disfruta xikitín.
PD: Para el que no lo sepa, el chaval y la novia se han ido de viaje a Japón, podéis ver su periplo en: Kikuzakura.

Pier, jeje, alguna vez tendrá que ir las cosas bien, ¿no crees? jeje. Graicas guapa.

:O:O Abrazos grandes sólo para mí, pues entonces, yo te mando besos... de esos que te gustan mucho jajaja

Lascivia dijo...

Jose: es hermoso..que historia maravillosa, que alma tan pura y verdadera, que suerte la de ella el haber sido elegida...continùa?? espero que si, hermoso, amigo.
Besos eternos

Josemy dijo...

Lascivia, me alegro que te guste, de esas almas ya quedan pocas... Y lo siento, pero no contínua, lo que pase entre ellos se lo dejamos a ellos.... ;)

La que continúa (y acabará) es Brisa de Otoño.

Besos


No tengas en cuenta mis lágrimas, pues hánse brindado para evitarles a tus ojos derramarlas ya que ahora ellos deben permanecer hermosamente abiertos por lo mucho que han de mirar y de ver.


M. Lasala