El Rincón de Los Vencidos

Nuestro Rincón, Nuestra Historia

Cómprala desde aquí

Éste es el título de mi primera novela. Como dijo Luis Landero: “Toda novela es la sombra de otra, perfecta y arquetípica, que el escritor ha vislumbrado en sus ensueños”.

Es una novela ambientada en una universidad, donde dos amantes sufren las desventuras del amor. La universidad es más que estudiar, y ellos aprenderán esa lección. Más información aquí.



Un Sueño Cumplido. Desde El Rincón a Ti.

Ese fue mi primer libro, que salió a la venta en diciembre de 2009. Si quieres adquirir un ejemplar, pincha aquí. Gracias

12 de febrero de 2011

Son lágrimas de La Dulce Pena

Hace algún tiempo escribí en El Rincón de Los Vencidos:

Cáncer, Maldito Seas


La relación que hubo entre los dos nunca fue más allá de lo estricto, de lo familiar, pero, tampoco fue mala. En mis recuerdos, y espero que en los tuyos también, aún quedan aquellos días, aquellas noches en aquella piscina seca jugando al tenis, en aquella era jugando al fútbol, sí, allí, dónde entre todos me disteis con el balón en la cara porque yo no quería jugar con vosotros, ya que me daba mucha fatiga al ser muy malo.

Aquellos días cuando nos perdíamos por el campo, cuando te miraba y veía al hombre que quería ser, tú, tu hermano y nuestro primo, erais mis modelos a seguir en la vida, pero, nunca os seguí, siempre fuisteis mis guías sin saberlo, nunca os lo dije, y nunca lo sabréis. Contigo quizás estuviese menos tiempo que con ellos, eras mayor, eres mayor, pero no importa, supiste guiarnos mejor.

¿Recuerdas aquel día que sacamos el tronillo por tu campo? ¿Recuerdas que dijiste que le pidiéramos al testigo de Jehová que ellos seguro que nos darían dinero? Yo sí, y aún sonrío, y sonrío más porque no nos dio. Desde aquellos días hasta hoy ha pasado mucho tiempo, tal vez catorce o quince años, en ese tiempo nos hemos visto pocas veces. Cómo se suele decir las justas, incluso podría contarlas con la mano.

Aquella vez que te golpeaste los testículos, y te visité con la abuela, que ya no está, y también nos vimos cuando ella falleció, juntos llevamos su ataúd, a pesar de tu estar malo. A pesar de tu enfermedad, quisiste colaborar a llevarla, sabes, ese día lloré de dolor, y de emoción. El dolor por perderla a ella, y la emoción por ver tu superación, por saberte ahí y que estabas bien. También estuvimos muy juntos aquella mañana, en mi cuarto, preguntándome sobre la vida, y yo, sin atreverme a preguntar por la tuya, por si removía alguna herida.

Siempre que nos vimos, lo hicimos en momentos familiares. Pero, tu padre, y tu hijo, casi todas las semanas iban a mi casa a ver a nuestra abuela, y, siempre le preguntaba por ti, por suerte, ibas bien, ibas mejorando y la enfermedad remitiendo. Hubo momentos difíciles en ella, en los que me hubiera gustado ayudar, darlo todo, dar lo que necesitabas, pero, no pude. Sin embargo, a pesar de lo que te dijeran y te doliera, ahí estuvo la familia. Ahí estuvimos contigo. Siempre apoyándote.

Ahora, esta maldita noche, esta maldita navidad, este maldito año, esta maldita entrada de año, siempre estará en mi memoria cómo el día que me dieron esta maldita mala noticia. Estabas en el hospital y te han dejado salir, tú no sabes lo que pasará, sólo algunos de nosotros, tú vivirás en la ignorancia hasta tu último día, pero, serás más feliz que los que sabemos que todo acabará cualquier día. Por eso, me gustaría verte, me gustaría estar a tu lado, pero tengo miedo, tengo miedo de ser débil, de que leas en mis ojos, de que dudes y sepas la verdad.

No quiero ser yo quién te dé la noticia, no quiero que te la dé nadie. Quiero que vivas en la ignorancia pero feliz. Yo necesitaba desahogarme, necesitaba llorar en soledad sin que nadie lo supiera, por eso escribí esto en el cuarto, porque sé que nunca lo leerás, y nadie escuchará mis llantos. No te olvidaré jamás, eso ten lo por seguro… Esta vez, más que nunca puedo decir, “por aquí todos estamos bien, luchamos por seguir como aprendimos de ti”

Han pasado algo más de dos años desde entonces. Por suerte, para todos él pudo soportar aquella vez. Pudo aguantar, no sin dolor ni sin recaídas, pero fue ganándole el pulso a la enfermedad, al cáncer. Estos días estaba aparentemente mejor, incluso había disfrutado la noche antes con su familia, pero de repente, todo se torna, una neumonía hace que llegues al final, y todo se apague lentamente...

Treinta años de vida, 9 aguantando esta enfermedad y un día se acaba todo para ti, y ahora nosotros empezamos a sentir ese dolor que tú sentiste tanto tiempo. Te echaremos de menos, jamás pensé que asistiría al funeral de un primo mío siendo tan joven, no lo entiendo, la vida no es justa. Y si nos vimos poco, o pasamos poco tiempo juntos no importa ahora, tengo cientos de recuerdos a tu lado y me acompañaran por siempre. Y, durante el resto de mi vida tendré un recuerdo tuyo, un momento que me llenó de emoción, cuando estabas enfermo, cuando llevamos juntos el ataúd de nuestra abuela. 

Allá donde estés descansa en paz primo. No sé que decir, no sé nada.

4 Prometieron:

Siberia dijo...

Tampoco sé yo que decir. También yo prefiero sólo decir:"lo siento" y luego callar y mandarte ánimos.

Un beso

Josemy dijo...

Gracias amiga.

Abrazos.

Esilleviana dijo...

Es cierto, en mi correo no fuí muy expresiva porque era tan desgarrador pensar que alguien próximo a mi familia falleciera joven y por una muerte tan severa y agresiva que no encontré las palabras oportunas. También lo siento, la muerte no se entiende y no se comprende, nunca la aceptaremos.

un abrazo.

(me gustaron tus palabras tan sinceras y próximas; lo haces más fácil...).

Josemy dijo...

Esilleviana, a veces las cosas, no hay más explicación. Mañana, le daremos el último adiós.

Abrazos


No tengas en cuenta mis lágrimas, pues hánse brindado para evitarles a tus ojos derramarlas ya que ahora ellos deben permanecer hermosamente abiertos por lo mucho que han de mirar y de ver.


M. Lasala